News & Events

Adiós al Hermano de San Gabriel
HERMANO CECILIO SÁNCHEZ GARCÍA
(Hno. Anselmo María)
02.04.1939 — 06.12.2018

El hermano Cecilio vivía desde hace muchos años en la Comunidad de los Hermanos de San Gabriel en Madrid. No sé si todos le conocíais. Muchos sí. Unos más, otros menos. Algunos hemos compartido años de trabajo diario, y ahora que quiero contaros quién fue, me doy cuenta de lo poco que sabía de su vida. (A veces conocemos más de los artistas y famosos que de las personas que nos rodean y nos hacen la vida feliz).

Como sabéis, el Hermano Cecilio nos dejó el pasado jueves 6 de diciembre, así, discretamente, procurando no molestar. Y queremos que conozcáis un poco cómo fue su vida.

Se llamaba Cecilio Sánchez García y nació en Belorado, provincia de Burgos, el día 2 de abril de 1939, una fecha muy señalada porque estaba a punto de terminar la Guerra Civil en España. Tenía 79 años (y muchas ganas de cumplir los ochenta: “¡Qué bien suena!”, decía: “¡Ochenta!”).

Desde los once años empezó a formarse con los Hermanos de San Gabriel, primero en un colegio cerca de Logroño (Murillo del río Leza), luego en Castillo Elejabeitia (Vizcaya) a veinticinco kilómetros de Bilbao y más tarde en Can Valls en el municipio de Sant Vicenç de Montalt.

En estos años, Cecilio ya sabía que quería pertenecer a los Hermanos de San Gabriel, aunque… también jugaba muy bien al fútbol (y dicen que tenía futuro…). Desde sus años jóvenes, le acompañaron algunos de los hermanos que hoy podemos ver por el colegio: el hermano Santiago y el hermano Vicario. Seguro que también los conocéis. Juntos hicieron los votos perpetuos y muchos años después celebraron, juntos también, los cincuenta años de Profesión Religiosa.

Estudió Magisterio para dedicarse a la gran obra de los hermanos de San Gabriel: la educación cristiana de niños y jóvenes. A esta tarea dedicó toda su vida en algunos colegios gabrielistas, como el de Barcelona -donde fue director- y el de Madrid, donde sirvió durante más de treinta años.

Era profesor de matemáticas: riguroso y estricto, pero bueno y alegre. Sus alumnos dicen que aprendieron con él muchas cosas para toda la vida y le recuerdan con mucho cariño. Le gustaba jugar al fútbol durante los recreos y cuentan que había que tener mucho cuidado con sus tiros…

Ya hace años que se había jubilado, pero aún hoy se encargaba de muchísimas cosas… Por eso habéis podido verle en secretaría, en el comedor… Y seguramente en sus largos paseos por el barrio. Caminar era una de sus aficiones favoritas… (¿En qué pensaría cuando caminaba solo hasta el río?) También era un gran seguidor del Real Madrid: ¡no se perdía un partido!

Como decía el otro día el hermano Vicario, la vida de Cecilio “ha sido muy bonita”, por eso no debemos estar tristes, sino recordarle con cariño.

Este es el momento para compartir los recuerdos. ¿Queréis compartir los vuestros? Seguro que la mayoría de los “profes” pueden contaros alguna anécdota con él.

Para mí, hermano Cecilio no era un hombre de palabras, pero sabía decirlo todo con sus hechos. Había que estar atento. Yo quiero agradecerle lo cerca que ha estado de mí, especialmente durante el último año. Por eso, sé que lo voy a echar de menos, aunque él desde el cielo, seguro que nos seguirá acompañado.

Hasta luego, Hermano Cecilio. ¡Hasta el Cielo!

«Cuando llegue la hora de la muerte y de la elección definitiva,
fortalecido por tu aceptación constantemente renovada de la voluntad del Señor,
asistido por María, tu Madre, alentado por tus Hermanos,
dirás: “Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”.
Pasarás de la muerte a la vida, como primicia de tus Hermanos
y de los hombres por ti evangelizados».

Regla de Vida de los Hermanos de San Gabriel, núm. 83

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies